Sunday, November 11, 2007

recuerdo de seis banderas

Para olvidar el coraje que aún me invade un poco por ciertos eventos non gratos (pero el karma existe infelices, ya lo verán), aquí están unas fotos curiositas de la visita a Six Flags del viernes pasado con Juanpis y sus primos locales y ecuatorianos que son de las personas más chidas y graciosas que he conocido, hace mucho que no me divertía tanto, lo mejor es empezar el día con una dosis de adrenalina a las 11 a.m. en Superman the ride, da energía para todo el día, lo haré tan seguido como pueda jaaaa! sí que es necesario recordar cómo era tan fácil divertirse como cuando era niña, recomiendo que lo hagan cuando puedan, es un natural boost maravilloso.

La simbología de la fila para compañeros fantasma y amigos imaginarios


El Batimóvil con la llanta ponchada, listo para una emergencia

Descubrimos que el mejor juego de todo el parque son los carritos chocones, es diversión neta y desestresante, sobre todo si juegas "choquen a los emos, 100 puntos cada uno"

La nueva modalidad de "publicidad refrescante" que tiene atomizadores de agua para quitar el calor con sólo apretar un botón, tal novedad asustó un poco a Jaime

Una de las últimas fotos con mis lentes oscuros, mi cámara y mi orgullo (boo-hoo!). Juanpi y yo después de subirnos a las sillas que vuelan, en un espejo que suponemos era para verle los calzones en pleno vuelo a las chicas con falda.

5 comments:

Adriana Degetau said...

Me acuerdo cuando era chiquita e iba a lo que todavía era Reino Aventura, pues me encantaba subirme a las sillitas voladoras, pero a mi papá le encantaba más. Entonces me acuerdo que mi papá se sentaba pero apenas si cabía y ahí iba feliz con nosotras (mi hermana y yo), hasta que una vez sintió que la sillita ya no lo soportaba. Creo que fue la última vez que se subió.

Es buena idea eso de Six Flags. A ver si vamos otro día ¿no?

Guillermo said...

Ayer un amigo me dijo que había ido a Six Flags y no se lo dije pero lo envidié. Y una semana antes había leído un cuento en el que hablaban sobre las últimas semanas que pasó Keiko en México. Y recordé lo que debió ser 1995, o 96, cuando yo estaba de vacaciones o algo, a punto de irme de casa durante un breve año, y que leí el Reforma en el que anunciaban la despedida de Keiko y explicaban, con diagramas y todo, la logística de su transporte.
Yo también quiero ir a Six Flags.

Un tal Juan said...

Sin duda pasamos un gran día, y espero que lo volvamos a hacer. Esa foto entra en mis fotos de señalamientos favoritos...

Hagámoslo de nuevo! sí!

Un tal Juan said...

Ese juego tiene al menos dos mentiras, no vuelan ni están en los Álpes... pero qué lindo que es...

Love ya

Maedly Atardecer said...

Recuerdo los aspersores, pero segun yo se activaban solos y el agua sabia a jabon ¬¬ y me recordo a las aguas tratadas de CU, nunca se mojen en las Islas!!